Guía de neveras para vino

¿Por qué necesito una nevera para vino?

No todos los amantes o coleccionistas de vino tienen la suerte de contar con una bodega climatizada. Dado que ni los sótanos habituales de las casas ni los refrigeradores normales de cocina pueden garantizar una temperatura constante y unas condiciones de almacenamiento perfectas, una nevera para el vino es la solución ideal. En una nevera de este tipo, el vino se conserva con la temperatura y la humedad óptimas, en un ambiente oscuro y sin vibraciones.

¿Cuáles son las ventajas de una nevera para vino?

Un refrigerador para vino ofrece muchas ventajas frente a una nevera al uso. Sirve para almacenar los valiosos vinos hasta la hora de servirlos o también para almacenarlos y que maduren y envejezcan durante un periodo prolongado hasta que están listos para beber.

Temperatura constante:

Las fuertes fluctuaciones de temperatura dañan la calidad del vino. Los cambios de temperatura estacionales entre el verano y el invierno, así como entre el día y la noche hacen que el vino envejezca más rápidamente perdiendo calidad. Una nevera para vino garantiza una temperatura estable que se puede ajustar a la temperatura óptima de almacenamiento entre 10° y 14 °C. Hay refrigeradores para vino con dos zonas en los que la temperatura para servir el vino se puede ajustar entre 5° y 20 °C.

Humedad constante:

Para evitar que el corcho se seque y se vuelva quebradizo (el oxígeno innecesario llega al vino y el vino gotea), el corcho necesita una humedad entre el 60 y el 80 % cuando el almacenamiento es prolongado. Las neveras para vino ofrecen una humedad constante, lo que es esencial para el correcto almacenamiento y maduración del vino.

Almacenamiento con vibración baja:

Tanto los refrigeradores de cocina como los de vino funcionan con un compresor en la parte trasera del aparato, que condensa el líquido refrigerante. Un termostato mide la temperatura dentro de la nevera y enciende el compresor si se calienta demasiado. Cuando el compresor está en funcionamiento, se generan vibraciones (el zumbido de la nevera).

A diferencia de otros refrigeradores, una nevera de vino funciona con compresores especiales de baja vibración.

Algunos refrigeradores de vino también tienen un ventilador que mueve el aire frío en el interior distribuyéndolo uniformemente.

Las neveras pequeñas para vino con una capacidad de hasta 30 botellas no utilizan compresores, sino que funcionan con el método Peltier (principio termoeléctrico), que no provoca vibraciones, es decir, la diferencia de temperatura se intercambia entre dos conductores metálicos por medio de un flujo de corriente eléctrica.

Protección ante la luz ultravioleta:

El vino se conserva mejor en la oscuridad. La luz, especialmente la luz ultravioleta, hace que el vino envejezca más rápido y conlleva una pérdida de sabor y calidad. Los refrigeradores de vino tienen puertas sólidas o puertas de vidrio tintado y con un recubrimiento especial que no permiten el paso de la luz ultravioleta y, por lo tanto, protegen contra las influencias nocivas.

Las puertas de cristal son muy importantes en la gastronomía para poder presentar los vinos a los clientes.

Previene la absorción de olores:

En una nevera de cocina normal se almacena una gran variedad de alimentos. Entre estos se cuentan alimentos de olor intenso como el queso, la col o las comidas fuertemente condimentadas. Si el vino también se conserva en esta nevera, puede absorber estos olores. Por esta razón, tiene sentido contar con un lugar de almacenamiento separado.

Refrigerador para vino, bodega climatizada, armario bodega: ¿cuál es la diferencia?

Estos tres términos: refrigerador para vino, bodega climatizada y armario bodega se utilizan para todos los aparatos utilizados para enfriar el vino.

A menudo se define de tal manera que una bodega climatizada o un refrigerador para vino disponen de solo una zona de temperatura y, por lo tanto se utilizan para almacenar el vino a largo plazo.

Un armario bodega, por otro lado, enfría en dos o más zonas el vino blanco y el tinto por separado a la temperatura para servirlos.

En la práctica, estos términos se utilizan hoy en día frecuentemente de manera arbitraria, e incluso los fabricantes ya no hacen una distinción exacta. Es por eso que el término nevera para vino se utiliza generalmente como un término genérico.

También hay neveras para vino que tienen una función de calefacción. Esta función es útil si el refrigerador de vino se encuentra en una habitación donde la temperatura ambiente (por ejemplo, en invierno) es más baja que la temperatura a la que se van a enfriar los vinos.

Refrigeradores de vino con una o más zonas. ¿Qué modelos hay?

Bodega climatizada/refrigerador de vino con una zona de temperatura

El refrigerador de vino con una zona es adecuado para el almacenamiento y el envejecimiento a largo plazo de vinos de alta calidad y solo tiene una zona de temperatura constante. Normalmente la temperatura se puede regular de forma individual, por ejemplo entre 5° y 20 °C. La humedad del aire está entre el 75 y el 85 %.

Por supuesto, también se puede guardar solo vino blanco a una temperatura de, por ejemplo, 8° - 10 °C o solo vino tinto a 15° - 18 °C y así lograr la temperatura perfecta para servir cuando se desea beber pronto estos vinos.

Armario bodega/refrigerador de vino con dos o más zonas de temperatura

Las neveras para vino con dos zonas o multizona refrigeran por separado distintos tipos de vino o cava/champán a la temperatura perfecta para beberlos o servirlos. De esta manera, siempre cuentas con tus vinos favoritos a tu alcance y listos para beber.

La temperatura para el vino tinto se puede establecer en la zona inferior del refrigerador, por ejemplo, entre 14° y 20 °C. En la zona de enfriamiento superior, se colocan los vinos blancos o el cava/champán a 8° - 12 °C.

Los refrigeradores de vino multizona pueden contar con hasta tres zonas de refrigeración. Hay modelos que tienen una curva de temperatura en la que, por ejemplo, la sección superior está a 7 °C y la temperatura sube conforme bajamos hasta alcanzar, por ejemplo, los 15 °C.

Refrigeradores de vino según el número de botellas

A la hora de comprar una nevera para el vino, es importante tener en cuenta la cantidad de botellas que se quiere almacenar. Es mejor no hacer una estimación a la baja, pues la reserva de vino puede aumentar por varias razones. Tampoco hay que olvidar que no todos los vinos necesitan ser refrigerados. Los vinos jóvenes que se beben a corto plazo se pueden guardar en un estante de vino en una bodega o en casa y se enfrían las botellas individuales en la nevera normal para que alcancen la temperatura de consumo.

Si solo se quiere enfriar una pequeña reserva de vino o se tiene poco espacio, es recomendable contar con una nevera pequeña de vino con una capacidad de hasta 30 botellas. Los modelos pequeños son fáciles de colocar en algún lugar de la cocina.

Los refrigeradores de vino profesionales y de lujo se utilizan en restaurantes, vinaterías, bodegas o por coleccionistas privados de vino de diseño con un gran número de botellas. Ofrecemos numerosos modelos de lujo que impresionan en cualquier bodega y garantizan el almacenamiento óptimo de sus botellas.

Modelos integrables de bajo encimera y en columna

Quien quiera integrar su refrigerador de vino armoniosamente en una cocina puede optar por un refrigerador de vino de bajo encimera o en columna. Los refrigeradores integrables de bajo encimera se instalan, como su nombre indica, bajo una encimera y se cierran con el frente de la cocina. De esta manera, estas neveras de vino se convierten en parte de los muebles de la cocina. Por lo general, tienen capacidad para una cantidad pequeña o mediana de botellas. En estas neveras para vino no se almacena el vino para su maduración, sino para enfriarlo a la temperatura de servirlo. Con esto nos ahorramos el viaje a la bodega y siempre tenemos a mano nuestro vino favorito, listo para su consumo inmediato. Las neveras de vino integrables en columna se encastran en cualquier hueco. Dependiendo del tamaño del espacio disponible o del número de botellas a conservar, existen refrigeradores de vino de tamaño mediano o grande. A diferencia de los refrigeradores de vino independientes, la salida del aire proveniente de la circulación del aire se encuentra en el zócalo delantero de todos los refrigeradores de vino integrables en columna y de bajo encimera.

En todos los demás refrigeradores, el aire caliente se acumula en la parte trasera o en los laterales del aparato. Este aire debe encontrar una salida y por eso, incluso en los modelos independientes, debe haber suficiente espacio libre a su alrededor.

➔ Aquí encontrará los refrigeradores de vino y los aires acondicionados de vino adecuados